La visualización creativa es una magnífica herramienta de entrenamiento para las personas, siempre que se sigan unas pautas, que están relacionadas con el funcionamiento del cerebro.

Uno de los grandes descubrimientos de la neurología es constatar la capacidad del cerebro para crear experiencias virtuales. Cuando la mente tiene un pensamiento, se traduce instantáneamente en un movimiento eléctrico en las neuronas, o células específicas encargadas de recolectar y transmitir la información, que se aloja en una zona concreta del cerebro. Al mismo tiempo, se produce un torrente de sustancias químicas que acompañan al proceso.

Cuanta mayor es la frecuencia e intensidad de dicho pensamiento, unida a una fuerte emoción, más es el impacto cerebral, que puede alojarse como una experiencia mas o menos permanente, constituyendo el campo de “los recuerdos”. La sustancia que “sella” el recuerdo en unas células es la mielina, como si del plástico protector de un cable de corriente eléctrica se tratara. A más fuerza emocional, más gruesa y consistente es dicha capa protectora.

Pongamos por ejemplo una emoción de miedo, asociada a una mala experiencia del pasado, por un encuentro con un perro de raza feroz que hizo el impulso agresivo de atacar. Aunque no hubiera consecuencias negativas, la sola evocación del instante, el pavor por el ataque inminente, la percepción de la furia del animal, los ladridos rápidos y agresivos, la imagen de unos colmillos potentes, capaces de desgarrar un brazo en un instante,  es mas que suficiente para que se establezca una relación de causa/efecto emocional, el miedo. Cada vez que la persona oiga los ladridos potentes de un perro, su mente va a recrear el pensamiento y la emoción asociada, aunque ya no haya un peligro real de ataque. Ha desarrollado en el cerebro una “fijación” de miedo ante los perros.

Esta cualidad del cerebro de recrear experiencias virtuales es muy útil para el inversor o trader  que se está entrenando a gestionar su mente y sus emociones. La verdad es que el cerebro no distingue, biológicamente hablando, si la experiencia en la que se enfoca la mente es real o es imaginada. Pasado, presente y futuro son relativos cuando mente y emoción actúan en alianza.

Las simulaciones de incendios, naufragios, evacuaciones etc. se basan precisamente en esta cualidad de la persona para aprender comportamientos en situaciones en las que se fuerza una situación hipotética de peligro. Cuanta más “realidad” se aporta al experimento, más impacto y sellado de aprendizaje tiene para las personas. No es lo mismo simular que “salvas” del ahogamiento a un muñeco que, si se hace con una persona, preparada al efecto. Esto lo hacen los socorristas, los bomberos y personal de salvamiento civil.

¿Cómo aplicar la visualización creativa en el trading?

Para realizar eficazmente este entrenamiento es imprescindible realizar previamente unas tareas en el tiempo:

  1. El trader ha de tener identificadas las cualidades personales que quiere potenciar: paciencia, estar alerta y concentrado, lidiar con el aburrimiento, contener la avaricia, cultivar la astucia, desarrollar la disciplina, asumir riesgos etc.
  2. Es imprescindible que el trader tenga un plan de trading que arroje resultados positivos un buen numero de veces. Se trata de que detecte estrategias ganadoras que pueda visualizar en su mente y emular potenciando lo que le funciona. Igualmente, con las estrategias perdedoras, que a fuerza de estudiarlas el trader detecta que hay un “patrón de conducta” personal que le lleva a perder dinero.
  3. Llevar un “diario de trading” escrupuloso, anotando estas situaciones:        ¿Cómo estaba el mercado al operar? ¿Qué oportunidades detectó, según análisis técnico? ¿Qué gestión monetaria aplicó? ¿Qué pensamientos, emociones y sentimientos tuvo tanto antes de entrar, en el propio trade de entrada y salida? ¿Cuáles fueron las consecuencias, los beneficios y costes de los patrones de actuación?

Solo cuando el trader conoce porqué gana, porqué pierde, puede tomar acciones correctoras.

  1. Diseñar pequeñas metas de avance. Por ejemplo, puede visualizar una situación de estrés, en un mercado altamente volátil y mantenerse expuesto a la tensión emocional, porque ha decidido no reaccionar impulsivamente. Puede imaginarse manteniendo la calma, con frialdad, observando la evolución de los mercados sin actuar, para potenciar la paciencia y la astucia. También puede entrenarse en la toma de riesgos, previamente asumidos por la gestión monetaria.

Claves de la visualización creativa aplicada al trading

Este valiosísimo recurso para el entrenamiento personal debe cumplir unas reglas:

1.- Especifica. Para que la mente entre en inmersión en una situación, ésta ha de ser muy concreta en: mercado, circunstancias, nivel de precios, comportamiento especifico a trabajar, como el miedo, avaricia, frustración, impaciencia, dispersión, etc.

2.- Dinamismo y variedad. – Poco a poco, ir cambiando de entrenamiento, para evitar la rutina que no “engancha” emocionalmente a la persona. El entrenamiento, sobre una situación concreta, debe ser elaborado, desde el principio hasta el fin.

3.- Constancia. Las personas aprendemos una competencia solo a base de repetición, una vez que hemos comprendido la valía de determinado comportamiento.

4. Honestidad. – El trader debe verificar si lo está haciendo correctamente, para pasar de una “incompetencia consciente” a una “competencia consciente”. Debe medir los resultados, en términos económicos y de autodominio.

Conocer y estrenarse en esta técnica de la visualización creativa es de gran beneficio para las personas. Tanto para aprender a comunicarse mejor y poder dar una conferencia ante un amplio público, como dominar el arte de la venta, o desarrollar alguna competencia personal en el trading, la mente es una gran aliada.

Rosa Estañ Homs.- Mentora&Coach Profesional y Financiero. Experta en Neurofinanzas e Inteligencia Inversora. Fundadora y CEO de Escuela Esmeralda, Educación Económica y Financiera